Menú principal

Cómo funciona el crowdfunding

crowdfunding

En 1997, el grupo de rock Marillion consiguió que sus fans financiasen su gira por Estados Unidos. La banda inglesa hizo un llamamiento a sus seguidores a través de internet y logró reunir 60.000 dólares para poder realizar esa serie de conciertos. Esta campaña de financiación está considerada como el origen del crowdfunding. O, al menos, como una de las acciones pioneras más conocidas.

En los últimos años, el micromecenazgo ha experimentado un auge espectacular. Este modelo de financiación colectiva se ha convertido en la única salida posible para un elevado número de pequeñas empresas que no cuentan con los fondos necesarios para sacar adelante sus proyectos. Los emprendedores relacionados con el mundo cultural y las start-ups son dos de los sectores que recurren con más frecuencia al crowdfunding.

Alternativa a los bancos

La gran ventaja que ofrece el micromecenazgo a los beneficiarios es que supone una alternativa a los bancos para conseguir financiación. Son los particulares y no las entidades bancarias quienes invierten en el talento de los emprendedores.  Pero, ¿cómo funciona el crowdfunding? Existen numerosas plataformas de micromecenazgo en la red, como Lánzanos, Verkami y Goteo.

La persona o la empresa que busca recursos financieros tiene que enviar su proyecto a estas webs. Debe explicar en qué consiste su idea de negocio, cuánto dinero necesita y el plazo en el que quiere reunir esa cantidad. Y, por supuesto, señalar qué recompensa ofrece a los inversores. Después de aportar esta información, es la plataforma de micromecenazgo quien decide si publica ese proyecto en su web.

Modelos de crowdfunding

La idea a financiar estará visible en la plataforma elegida durante un tiempo determinado, en el que es recomendable aumentar la difusión a través de todas las vías posibles. Si cuando termine el plazo se ha conseguido la cantidad solicitada, el proyecto obtendrá esos fondos. En caso contrario, se devolverá el dinero a los inversores.

El crowdfunding no sólo funciona mediante el sistema de recompensas. El dinero aportado puede ser, simplemente, donado por los particulares, que no esperan un beneficio. También es posible entregar acciones de la empresa o parte de los royalties a cambio de cada participación económica. Por último, están las micromecenazgos basados en préstamos, que consisten en financiar en masa a una compañía y, como contraprestación, los inversores obtienen un tipo de interés.

Debido a la expansión del crowdfunding, el Gobierno está preparando una ley para regular esta actividad. En este marco, el Ejecutivo español ha anunciado que el coste administrativo que tendrá estas plataformas ascenderá a unos 830 euros iniciales para obtener la autorización y alrededor de 2.400 anuales para operar.

Escribe un comentario

Puedes usar: Etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>