Menú principal

La inversión en prevención de riesgos se derrumba

La inversión en prevención de riesgos se derrumba

Además de los clientes, los trabajadores son (o, al menos, deberían serlo) el principal activo de cualquier empresa con ambiciones de crecimiento. Sin embargo, uno de los muchos aspectos negativos de la crisis que nos está tocando soportar tiene que ver con la caída del gasto en prevención de riesgos laborales. Esto está comenzando a provocar un claro repunte en los datos de siniestralidad laboral en España del 2014.

De hecho, de acuerdo con los últimos estudios que se recogen en la Estadística de Siniestralidad que elabora el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, la menor inversión en seguridad por parte de las empresas ha provocado que, pese a que los siniestros mortales han caído interanualmente de 446 a 423 entre junio del 2013 y mayo del 2014 con respecto, el número de siniestros laborales haya aumentado. En concreto, se ha pasado de 391.643 accidentes leves, graves y mortales a 396.934, pese a que en el periodo considerado hay casi 191.000 afiliados a la Seguridad Social menos. El incremento ha sido especialmente notable en el sector agrario, con un repunte del 22%.

Desde el sindicato UGT se denuncia que el recorte en gasto en prevención haya provocado que, sólo de enero a mayo, se hayan registrado 186 muertes en el puesto de trabajo en España. De acuerdo con los datos y estadísticas que maneja el sindicato, en los primeros cinco meses del año es el sector servicios, uno de los bloques más duramente afectados por la crisis, el que ha sufrido un mayor repunte de los accidentes, en línea con la reducción que las empresas han hecho en su inversión en prevención de riesgos.

Los agentes sociales destacan que la inversión en prevención de riesgos debería ser, en este sentido, considerada precisamente como lo que es, una inversión, más que como un gasto flexible del que se puede prescindir cuando la coyuntura económica es negativa. En este sentido, los expertos estiman que las bajas provocadas por los accidentes laborales tienen un impacto económico para nuestro país de unos 15.000 millones anuales (1,5% del Producto Interior Bruto), tanto en su efecto sobre las arcas del estado como en el perjuicio que tienen en la propia actividad de la empresa.

Uno de los aspectos que más han repuntado en la actual coyuntura económica tiene que ver con el incremento de las bajas asociadas con factores psicosociales. Las bajas por depresión y trastornos de ansiedad están alcanzando en nuestro país niveles nunca vistos.

 

Escribe un comentario

Puedes usar: Etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>