Menú principal

Los riesgos de invertir en deuda soberana

deuda soberana

Los expertos no se ponen de acuerdo acerca de los productos más interesantes en los que invertir durante el próximo año. Hay mucha incertidumbre en cuanto a las opciones más interesantes en el aspecto financiero. Una de las que más dudas suscita es la deuda soberana. Y es que la tendencia habitual de la renta fija pública apunta a la caída de la rentabilidad, al menos en los países occidentales. En la actualidad, el bono español, a una década vista, se encuentra en sus cotas más bajas, con lo que para obtener unos mínimos ingresos hay que esperar mucho tiempo.

Estos malos rendimientos de la deuda soberana se deben, en buena parte, a las actuaciones del Banco Central Europeo (https://www.ecb.europa.eu/ecb/html/index.es.html) y al anuncio de su intención de adquirir deuda soberana el próximo año. En este sentido, los economistas opinan que esta medida funcionará de manera provisional, pero los inconvenientes se mantendrán en el largo plazo. No sólo la rentabilidad de la renta fija pública española es muy baja. El resto de países europeos se encuentra en unos niveles similares. La inflación puede ser una gran enemiga de la deuda, por lo que estas inversiones pueden ofrecer resultados desfavorables en el futuro.

Cuidado con el petróleo y el oro

La deuda soberana no es el único producto financiero que los expertos no ven con buenos ojos. La deuda high yield, que está relacionada con las iniciativas petrolíferas, puede salir muy mal parada si continúan iguales los precios de este recurso natural tan preciado y peor aún si bajan. El problema es que los bonos de este tipo se fundamentan en la previsión de que el precio del crudo suba. Al tratarse de fondos de renta fija, los high yield pueden verse afectados por el movimiento de los tipos de interés.

Las inversiones en oro, que tanto interés han despertado en los últimos años, no reciben el aprobado. Es cierto que han generado rentabilidad a los inversores, pero se trata de un activo utilizado habitualmente para protegerse de la inflación y éste no es ahora el problema. Además, la onza cotiza ahora muy por debajo de lo que lo hacía hace tres años (a 1.200 dólares frente a los 1.900 de esa época). La bolsa de Wall Street y los fondos cotizados de renta fija son otras alternativas que no ofrecen demasiada confianza a los inversionistas.

Escribe un comentario

Puedes usar: Etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>